jueves, 27 de octubre de 2011

Autoevaluación

No sabía cómo hacer y qué escribir en mi autoevaluación, hasta que leí esta entrada de Edumov .
De repente, me salió como un torrente lo que viene a continuación:


Muchos docentes "transformadores" pecan de arrogancia pedagógica: lo que más desean, casi lo único, es que su acción y sus reflexiones automáticamente fomenten la acción y la reflexión en sus estudiantes. Muchos transformadores se creen en posesión de la "verdad del cambio". Se creen a la vez la brújula y el timón. Así que si el rumbo no es adecuado, es culpa del mar, del viento, de lo que sea, menos de ellos mismos. A veces me siento así. Por ejemplo, cuando intento fomentar un debate sobre algo que considero tan trascendente y útil como los principios de procedimiento y me encuentro con un montón de quejas que a mi yo arrogante le parecen pueriles. Una de las que más le molestan es la de "querer hacer siempre algo nuevo (sic.), algo diferente, algo divertido, etc., etc....". "No entienden", "no se esfuerzan", "no se involucran","es un signo de los tiempos", piensa mi yo arrogante. Menos mal que, entonces, emerge mi yo modesto y piensa: “se deben reconocer los límites de la racionalidad como catalizadora del cambio. (...) Una pedagogía modesta debería buscar el desarrollar un compromiso emocional en los estudiantes (...)  Una pedagogía modesta reconoce y tiene en cuenta que los estudiantes (y el profesor) tienen subjetividades  corporeizadas”. (Tinning, 2002: 236)
Todos queremos que nos quieran. Todos queremos un reconocimiento a nuestro esfuerzo. Eso es normal. Pero, como muy bien dices, sin compromiso emocional no hay educación. Por muy transformadora o bienintencionada que sea la voluntad del docente, mi voluntad. Y no puede haber compromiso emocional si ante la crítica no hay una actitud modesta. Eso no quiere decir dar la razón a los estudiantes sin más como si fueran clientes, porque no lo son. Mi obligación es educar, incluso a su pesar. Pero no se puede hacer sin atender a sus emociones, a sus cuerpos. No se puede educar a alguien que tiene hambre (hambre de verdad, no apetito), que tenga frío o, perdón por el ejemplo, que se esté haciendo pis encima. Ni tampoco a alguien que se aburre encima. En eso, sencillamente, tengo que hacer algo. Aún no sé exactamente qué, porque sus propuestas –como vestir minifalda o repartir canapés (ya sé que es broma, ¿no?)- no acaban de convencerme del todo (aunque sin duda serían efectivas). Tendré que pensar, preguntar y escuchar más y mejor. Pero para buscar el compromiso emocional de los estudiantes tengo la responsabilidad moral de hacer algo más que lamentarme del viento y el mar, como haría un docente arrogante.
¿Cuál es la conclusión? La postura arrogante ante las críticas es sentirse mal y despreciarlas. La postura modesta ante las críticas es sentirse mal e intentar hacer algo con ellas. 
Creo que es un aprendizaje interesante y que me será muy útil a mí y a los que me sufren. Gracias a Daniel y a ti por ayudarme a autoevaluarme.

10 comentarios:

  1. Hoy he tenido la suerte de conocer y compartir emociones y sentimientos sobre el aprendizaje en la asignatura. Creo que he podido entender las dificultades a las que se enfrentan y las emociones que les producen esas dificultades a alguno de esos estudiantes que, como dice Pennac, están en clase solo de cuerpo presente. Espero que ellos también hayan comprendido mis dificultades y mis sentimientos. Quisiera agradecerles la oportunidad que me han brindado de asomarme a un aprendizaje tan, tan importante como el de sus emociones (de las que no voy a hablar porque no les he pedido permiso para hacerlo). Creo que a ellos también les debe haber servido de algo hacerlo, porque al final de nuestra autoevaluación uno se ha acercado y me ha dicho "¿estoy a tiempo de hacer 'algo'?". Respuesta: sí, siempre. Me siento honrado de que muestres tu disposición a enfrentarte a las dificultades y de que cuentes conmigo para ayudarte. Si tienes voluntad de aprender y pones de tu parte, estoy seguro de que aprenderás algo importante y útil para ti y para los demás. Y debes saber una cosa más: ayudarte me ayuda. Así que gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente , considero que ninguna de las dos partes debe ser egoista y pensar ya lo suyo esta bien sino que debe ser un "toma y daca" mutuo en el cual las dos partes pongan algo de sí mismas y se responsabilicen del resultado como algo suyo.

    Aqui te dejo mi link con mi autoevaluación :

    http://ferrer92edmov.blogspot.com/2011/10/mi-autoevaluacion.html

    ResponderEliminar
  3. Yo comparto la opinión que Sergio tiene sobre que deben ser ambas partes las que se impliquen, porque no puedes decir que algo no te gusta cuando no le muestras el más mínimo interés o no te preocupas por saber de ello. Un ejemplo de ello es ver como la gente no mostraba el más mínimo interés por los ensayos que sus propios compañeros habían hecho.

    Si no valoramos el trabajo de otros como podemos exigir luego que nos valoren el nuestro...

    Me gustaría destacar la frase que hace Victor diciendo: "Si tienes voluntad de aprender y pones de tu parte, estoy seguro de que aprenderás" Yo creo que es la frase clave, y puede ser que tengas voluntad y pongas de tu parte y no aprendas, pero seguro que si no la pones no aprenderás nada...

    Gracias, espero que os resulte interesante.

    ResponderEliminar
  4. (Comentario de mi madre al leer la autoevaluación)
    "Hombre, yo no entiendo demasiado. Pero tú lo que haces ahí es reflexionar o algo así, ¿no?, sobre tu conducta y la conducta de los demás, ¿no?. Yo también creo, pienso yo, que tu no es que critiques a los demás, pero tienes una idea un poco crítica de lo que criticanlos demás. No sé si me entiendo yo misma. Bueno, ya está. Al final yo creo que no he dicho nada ¿no?"

    ResponderEliminar
  5. Creo que quisó decirte que las criticas deben ser siempre constructivas y tu debes estar receptivo a ellas.

    ResponderEliminar
  6. Pienso que para que se acorte esa "distancia" que puede existir entre ambas partes es fundamental comunicarse; expresar dudas, así como, críticas o reproches a mejorar...Esto tiene que ser un punto de inflexión para juntos seguir el mismo camino. Ahora bien, como dicen en lso anteriores comentarios mis compañeros, esfuerzo y dedicación ante todo.

    Os dejo mi evaluación de la asignatura en mi blog evaluación de la asignatura

    ResponderEliminar
  7. Estamos mal acostumbrados, nos gusta todo en bandeja, soy el primero que a veces me dejo llevar por esa corriente, pero otras muchas soy consciente de que el aprendizaje depende de uno mismo, de hecho no estaría en esta facultad si no fuera por el interés que tengo en formarme y no solo por el título que al final nos dan a todos. Personalmente, me gusta esta forma de aprender. Con esta metodología cada uno es más o menos libre de buscar dentro de la temática lo que más le aporte, el problema viene cuando uno por pereza, por incomprensión o por desinterés no quiere aprender por sí mismo. Si esta asignatura, que me da pie a aprender por mi mismo mediante una guía, no me suscita ningún interés, ¿significa eso, que estoy aquí para que me den un título que me acredite como graduado, independientemente de lo que yo haya hecho por mi? habrá gente que pensará que le da igual y quiere el título simplemente y habrá gente que esta aquí porque realmente quiere aprender. Termino diciendo que la culpa no es solo nuestra, como he dicho al principio, estamos mal acostumbrados ¿es nuestra culpa?

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con Pedro. Estamos mal acostumbrados, siempre los profesores nos han mostrado toda la información, y nosotros sólo hemos tenido la misión de aprenderla sin más, para aprobar un exámen, y tras éste, en la mayoría de los casos, esa información quedaba en el olvido...
    Por eso, pensamos que esta nueva metodología puede hacer que esos conocimientos que adquiramos permanezcan un mayor tiempo en nuestra memoria, ya que éstos no serán aprendidos "la última semana" para aprobar un simple examen, sino por interés y curiosidad propia, por motivación intrínseca. Además pensamos que puede ayudarnos a conocernos más a nosotros mimos(a nosotras nos ha sucedido).
    En cuanto a las críticas, siempre es más fácil reconocer lo que no nos gusta que lo que nos gusta. Siempre solemos quejarnos de lo que no nos gusta, en vez de exaltar y elogiar lo que nos gusta o cuando algo se hace bien. Aunque las críticas son buenas para mejorar, los elogios, bajo mi punto de vista, no son menos importantes que éstas. Todos necesitamos que los demás, de vez en cuando, reconozcan nuestro esfuerzo.
    Ánimo y que las críticas no sean "destructivas" sino "constructivas".
    Puedes ver nuestra autoevaluación en nuestro blog http://maypaedmov.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Aunque no voy a hablar de la materia de la asignatura como habeis hecho, voy a hacer un poco la autoevaluación de mi actitud con la asignatura, no del temario aprendido.
    Y dicho esto, me gustaría comentar que estas nuevas formas de trabajar propuestas por el profesor, tanto en las clases prácticas como en las teóricas empezaron por sacar en mi pensamientos del tipo: '' Ya llega este profesor intentando cambiar el mundo y haciendo las cosas diferentes, y al final será la misma [mierda] que en todas las asignaturas...'' En las que siento que no estoy aprendiendo nada, solamente reteniendo información para el dia del examen y tras hacerlo, olvidarlo todo en cuestión de minutos.
    Pero he de admitir, que estas propuestas, trabajos y actividades que estamos haciendo, tanto para mi como para el resto del grupo (Al menos por lo que observo), está creando entre nosotros un ''pique sano'' de competitividad por ver quien hace la actividad más original, la más graciosa, la que más nos guste a todos, dejando de lado un poco la nota que nos pueda poner el profesor y siendo mas creativos y originales con nuestros trabajos y sacar un aplauso del público no forazado.
    Mi enhorabuena al profesor y a todos mis compañeros en este tipo de actividades.

    Luis Tocino

    ResponderEliminar