miércoles, 4 de marzo de 2015

¿Qué aprendemos de veras?

Genial viñeta de Frato que nos hace pensar sobre lo que aprendemos de veras mientras nos enseñan. Dedicada con mucho cariño (de veras!) a quienes no saben porqué (no) hacen lo que (no) hacen.

 



49 comentarios:

  1. Con respecto a que "tenemos que contentar a todos los profesores"... Bueno, aquí estamos hablando de diferentes edades, caracteres, "formas" de actuar, modos de interactuar de los alumnos hacia los profesores, pero también depende mucho de su parte esa buena relación, ese contento de parte del alumnado, esa simbiosis que puede estar en un buen equilibrio o no tanto. Siempre lleva el mando en la relación entre profesor-alumno porque tiene la autoridad de evaluar al alumno; esto quiere decir que el alumno no está en igualdad de condiciones. Estaría bien que los alumnos evaluaran a los prefesores en calidad de prefesionales.

    ResponderEliminar
  2. El dibujo es un genial resumen de lo que hemos comentado en la práctica, que el alumno aprende cual es su lugar y su papel en la clase, por lo que como ese rol le funciona, lo potencia.

    El dibujo está sacado del libro "Con ojos de niño", el cual me encanta y recomiendo a cualquier educador, pues tal y como indica su título, te expone la visión del niño en la escuela y en la familia.
    Si quereis ver algunas paginas del libro, podeis verlo por aqui (google imagenes):
    http://www.google.es/search?q=con+ojos+de+ni%C3%B1o&hl=es&biw=1176&bih=624&prmd=imvnsb&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=gbGhTvPlIMaY8QPxq5TMBQ&sqi=2&ved=0CEUQsAQ

    ResponderEliminar
  3. Me parece que al igual que los profesores muestran su disconformidad cuando deben de desempeñar más papeles de los que deben, nosotros también la deberíamos mostrar cuando se nos exige que seamos quienes no somos en función de quien es el profesor que entra por la puerta. De esta manera, las clases acabarán convirtiéndose en funciones cuyos actores cambiarán de registro según las exigencias de los directores que dirijan dichas obras.

    Si no nos gusta que nos exijan cosas que no somos... ¿por qué exigir a los alumnos cosas que no son?

    ResponderEliminar
  4. Tras leer los comentarios de mis compañeros, me gustaría dar mi opinión tras observar esta imagen tan ilustrativa.

    Partiendo de la base de que ser profesor debe de ser una profesión difícil a la hora de buscar la atención global del alumnado y la actitud de gratitud, armonía y contento hacia el profesor que imparte la clase, pienso que los alumnos muchísimas veces están sumisos a fingir una actitud y una identidad falsa. Comparto con Ramos la opinión de que muchas veces se nos exige que seamos quienes somos en función de quien es el profesor que entra por la puerta, es decir, un identidad falsa. En ese momento, pienso que la libertad identificable del alumno se pierde durante el tiempo que dura la clase.
    A los alumnos esto no nos gusta que ocurra y este fenómeno cada vez se ve más en las escuelas, en institutos y en estudios superiores.

    ¿ Se dará alguien cuenta?

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que resulta más agradable la asignatura cuando la relación alumno-profesor es fluida, pero no estoy de acuerdo en que se debe realizar un papel distinto (forzoso) por cada profesor solamente para agradarle, sabiendo que así tenemos más posibilidades de aprobar.
    En la diversidad está la calidad y para un educador encontrarse con distintas maneras de interactuar o entender una clase o lectura, es enriquecerse él y sus alumnos. Pero esto no se cumple, nos vemos influidos en que seguir la línea del educador nos llevara un camino más fácil para sacar la signatura.

    ResponderEliminar
  6. Lo que realmente aprendemos en clase es a comportarnos en ella según varios estímulos externos y internos.
    La forma del profesor de dar la clase y la personalidad influye mucho en el comportamiento de los alumnos.
    Otros estímulos que recibimos son intrínsecos, es decir, que proviene de nosotros mismos, estos estímulos viene ligados a nuestra personalidad y como somos en realidad.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con algunas opiniones que se comentan en este post. Es cierto que los alumnos no deberían cambiar de papel entre un profesor y otro, pero también es inevitables "actuar" de forma distinta en presencia de un, llamemosle profesor, madre, tutor..., que delante de los amigos por ejemplo. Yo creo que hay que adecuarse a cada situación, eso si, sin ser personas que nos somos.

    Por otro lado, poniendome en el papel de profesor, todos tenemos nuestras manías, que son distintas a otros profesores o personas. Por eso ocurre que el alumno se siente como en la viñeta, pero creo que hay que tener un poco una actitud transigente y centrarse mas en la materia que en la forma que deben actuar los alumnos, eso si, teniendo un límite.

    ResponderEliminar
  8. Carlos Albuixech Ramírez25 de octubre de 2011, 17:34

    En mi opinión , cada persona debe ser honesto consigo mismo y no intentar agradar forzosamente,habran profesores con los que el caracter de la persona encaje mejor y abra otros que peor , pero estas situaciones , no deben llegar a afectar el echo de que el profesor enseña y el alumno aprende.

    ResponderEliminar
  9. En mi opinión y despues de leer los comentarios de mis compañeros yo pienso que la interacción profesor-alumno debe ser fundamental dentro de la situación educativa, pero cada uno debe ser como es, sin desempeñar un rol distinto a quien realmente es, e intentar amoldarse y adecuarse a la forma de ser de otras personas, lo mejor posible para que llegue a existir una buena relación entre ambos, pero sin dejar atrás quien somos y nuestra forma de ser, aunque en ocasiones, no sea lo suficientemente buena para uno o para otro.

    ResponderEliminar
  10. ¿Por qué intenta el niño contentar a los profesores? Pienso que el problema reside en que algunos profesores se dejan llevar por ciertas emociones hacia los alumnos, ya sean positivas o negativas, trasladando la evaluación (siempre hablando del método de calificación mediante exámenes) a un campo bastante subjetivo. El alumno, acostumbrado a un método de evaluación mediante examen (pobre de él), y para evitar que el profesor "le coja manía", trata de caerle en gracia porque de ese modo piensa, y en algunos casos acierta, que su nota mejorará considerablemente.

    Esto es un problema, porque el niño va a clase condicionado e interpreta un papel de un personaje que no es él. Y enlazo esto último con el Cuerpo Especular, de Arthur Frank. Buscamos dar una imagen de algo que no somos.

    ResponderEliminar
  11. Y muchas veces lo que refleja la viñeta no solo es en el colegio, mucha gente termina haciendo lo mismo en el día a día, en casa de una forma, con los amigos de otra, en el trabajo de otra forma...

    ResponderEliminar
  12. La veritat jo pense que cada persona no ha de forçar la seua personalitat cap a un camí que no es el seu. Sempre i quan cada persona respecte a l'altra, de millor o pitjor manera pot haver-hi una correcta relació professor-alumne i per tant un bon aprenentatge.

    ResponderEliminar
  13. No te perque ser roin la actitud del xiquet, tot el mon ho fa, depen de la situació o lloc on estigues, davant de quina persona estes, si esta en la familia, en la novia, davant d´una persona important, cada moment te una actitud diferent. No es tindre diferents personalitats, sino que cada moment i lloc te una forma d´actuar acord

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molt d'acord. Però tampoc te perquè ser bo. Per tant, el problema es quand i com es bona eixa actitud... Benvingut als dilemes de l'educació!

      Eliminar
  14. No sé realmente qué pensar de la imagen. Veo totalmente lógico que el niño cambie su forma de actuar o su conducta dependiendo del profesor, todos sabemos qué le gusta a cada profesor y en medida de eso buscamos parecernos a ese ideal que tiene el profesor. Si que es verdad que el niño se estrese es normal, cansa. Quizás esto sea problema del profesor, que debería tener una actitud objetiva con sus alumnos y centrarse en buscar su mejora en la asignatura en cuestión.

    Esta asignatura de verdad que es muy complicada, de mucho calentarse la cabeza, por que hay muchos conceptos que me cuesta entender, por que hay tantas perspectivas desde donde abarcar las cosas, que al final te mareas! Pero bueno, seguiré intentándolo ;D

    ResponderEliminar
  15. Estoy totalmente de acuerdo con algunos comentarios de los compañeros del año pasado, en especial con Jesús Vera. Como él dice, los niños (en este caso el niño) intentan contentar al profesor para que, a la hora de evaluar, sea más benevolente corrigiendo. Esto es un hecho: Si el profesor quiere un alumno sumiso que se porte bien en clase, lo tendrá. Por contra, si el profesor quiere un alumno activo,espontáneo, lo tendrá también. Cada profesor tiene una idea diferente del alumno modelo, y esto condiciona totalmente al alumno, que están más pendiente de "caer" bien al profesor que de aprender. En cierta manera uno esta viñeta con uno de los aspectos que se cuenta en el libro de Pennac: el de los cambios de hora. Cada hora, se da una asignatura diferente. Para unos niños, esto es muy fácil, cambian el chip enseguida, pero para otros no lo es tanto, y se encuentran dispersos, distraidos, ya que siguen pensando en el teorema de pitágoras cuando se están dando las oraciones subordinadas, y esto crea un problema, ya que el niño no atiende en clase porque está "saturado", al igual que cuando tiene que cambiar de actitud en apenas unos minutos, en un intento de agradar al profesor. De todas formas, veo que esto es algo totalmente subjetivo, es decir, cada uno tiene sus gustos y sus opiniones, y si, por ejemplo, a mi me gusta un alumno activo, que cree debate en clase, no voy a cambiar de opinión. Lo que si que tendré que hacer es que esa preferencia mía no me condicione a la hora de evaluar al alumno, y ver si de verdad a aprendido algo o no (no mediante un examen, porque eso sería como no hacer nada), y no poner la actitud del alumno como un elemento de evaluación, porque no creo ser la única a la que un profesor a entrado por la puerta diciendo que quien se comporte de "x" manera (pongamos aquí el tipo de modelo que quiere el profesor) tendrá un punto más en la evaluación.

    ResponderEliminar
  16. Quizas adoptamos este tipo de actitud porque sentimos o vemos que con ello obtenemos un resultado favorable para nosotros.
    Pienso que no solo los alumnos y no solo en el ambito educativo, se adoptan diferentes comportamientos según la persona con la que tratas en ese momento, si no que cualquier persona puede comportarse de diferentes maneras dependiendo de quien tengas delante; ya sea la policia, el panadero,tu madre, tu padre ...

    ResponderEliminar
  17. Y con el profesor de Educación del movimiento?.... Debemos encontrar un equilibrio y ser nosotros mismos. Creo que no debemos cambiar dependiendo de quien tengamos delante. Hay que saber lo que la persona que tenemos delante quiere, pero también hay que ser fiel a uno mismo y siempre con educación y respeto, estar a la altura de cada momento.

    ResponderEliminar
  18. Pienso que cada niño actuará de una forma diferente dependiendo de la situación y de la persona con la que esté,(no te comportas de las misma forma con tus padres que con tus amigos o con los profesores). El problema radica cuando el comportamiento del alumno se ve influido por la necesidad de agradar al profesor para así poder sacar una mejores calificaciones, ya que el sistema educativo que se nos impone se vasa en las notas para determinar nuestro futuro.

    Por otra parte, muchos profesores imponen un forma de comportamiento específico en clase, que hace que el alumno adopte una conducta que no es la suya, no permitiendo que el niño sea como es, como se siente. Adoptar tantas personalidades diferentes debe ser estresante.

    Hay que dejar al niño que sea como es, que desarrolle su personalidad según su naturaleza.

    ResponderEliminar
  19. Aquí salta a la vista lo que nos ocurre a quienes somos alumnos en las respectivas asignaturas.
    Yo lo tengo claro, no es que "nos guste saber exactamente qué hay que hacer o cómo tenemos que comportarnos" para que nos aprueben. Lo que pasa es que hemos sido educados en un clima en el que la mayoría de veces se nos pedían resultados, tareas concretas que requerían respuestas concretas. De ello ya hemos debatido semanas atrás, de cómo la educación no ha avanzado al mismo ritmo que la sociedad y realmente hay una falta de "libertad" para que el alumno pueda reflexionar y obtener conclusiones por sí mismo.

    Al fin y al cabo, los mejores alumnos son aquellos que saben hacer las tareas que se piden en clase. Los que no den el perfil, no valen! De ahí que tengamos que agradar a cada profesor en su correspondiente asignatura (como bien refleja la imagen).

    Pienso que la asignatura de Educación del movimiento está contribuyendo a proporcionarnos esa ventaja de LIBRE APRENDIZAJE al no exigir un trabajo concreto de nosotros, sino "premiando" la creatividad y originalidad de nuestras ideas. Espero que obtengamos resultados interesantes, o si no, por lo menos, darnos cuenta de lo que realmente debería promoverse en la educación actual.

    ResponderEliminar
  20. Nadie deberia cambiar su forma de actuar según quien esté delante solo para agradar, aunque esto ocurre porque en cada grupo del que formamos parte tenemos un rol diferente y podemos tener un comportamiento diferente.
    Aunque bien es cierto que esto puede ser provocado por el efecto pigmalión que forma el profesor en el aula por el que los alumnos quieren parecerse a el alumno "favorito"

    ResponderEliminar
  21. Pienso igual que Vicent Vallés en el último comentario que ha dejado de que nadie debería cambiar su forma de actuar. No obstante si que creo que esto ocurre hoy en día y el alumno busca agradar al profesor, aún es posible haciendo cosas que realmente él nunca haría, para que de esta forma tenga menos problemas a la hora de obtener resultados favorables.

    Es más puede relacionarse la última viñeta con un alumno que al final se harta de intentar agradar a sus profesores cambiando su manera de ser y decide pasar de los estudios definitivamente.

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo con Toni Valls, el problema es que durante años se nos está formando en un sistema educativo en el que no tenemos que razonar, pensar, reflexionar… las cosas son como el profesor dice que son, para todo nos dan unas pautas a seguir de cómo deben hacerse las cosas, como hay que comportarse… y además lo avalúan. Por ese motivo muchos niños se comportan como le gustaría al profesor y no como realmente son, o aun más, a la hora de opinar no se basan en su propio criterio, sino en el de contentar al profesor.
    Se debería cambiar este aspecto en la educación, que los profesores dieran más libertad en el aprendizaje, que se enseñara a los niños a reflexionar para que puedan crear su propia personalidad, y para ello los profesores no deberían exigir unas conductas especificas o tener en consideración las conductas de los niños a la hora de evaluar.

    ResponderEliminar
  23. La actitud de cada uno ante diferentes profesores es un espejo en el que mostramos lo que estas personalidades nos transmiten. También podría decirse que actuamos de una manera concreta dependiendo de la gente que tengamos delante, pudiéndose aplicar al caso que describe la imagen: una actitud no será la misma frente a un profesor imponente frente a otro al cual los alumnos toman a risa.

    ResponderEliminar
  24. La verdad es que no tiene nada de sorprendente esta imagen ya que en la vida nos toca adoptar cantidad de papeles e interpretarlos lo mejor que sepamos. La imagen refleja un claro ejemplo de como la sociedad no puede exponerse tal y como es ya que esta bajo la mirada de espectadores dispuestos a criticar y evaluar todos sus pasos.
    En mi opinión deberíamos guiarnos más por lo que sentimos y deseamos hacer que por lo que otros esperan de nosotros.

    ResponderEliminar
  25. Qué es lo que realmente cuenta cuando se acaba el día, la semana, el mes, el curso escolar para el profesor? qué valora el profesor de cada alumno? En mi opinión muchos profesores quieren alumnos que actúen como "camaleones" acoplándose a sus clases, pareciendo alumnos ejemplares que realicen tremendos trabajos, que saquen matrículas en su asignatura y no digan una palabra por encima de la otra, y lo que hagan después... da igual. El sistema educativo en el que estamos sumergidos y del que somos partícipes tiene como líder al profesor, y como es éste quien al final pone las notas, los alumnos intentan agradarle,"hacerle la pelota", etc, para conseguir lo que después se enseña a los "papis". Creo que esto es una forma de mentir a la sociedad y lo que es peor, mentirse a sí mismo. Pienso que un buen profesor debe agrandar el espacio vital del alumno, académicamente hablando, y saber "llevar" a cada uno de la manera mejor. Está claro que para ésto el profesor ha de implicarse más personalmente con sus alumnos, pero creo que es una tarea necesaria. Para mi la educación debería ser un arte, donde cada niño pudiese ser dueño de su aprendizaje.

    ResponderEliminar
  26. Creo que el niño de la foto tiene una percepción de sus asignaturas que no es la correcta, ya que asocia cada asignatura a un estado de animo. Todo esto pienso que es debido a la actuación de diversos profesores los cuales hacen que sus materias o asignaturas sean más o menos divertidas, monótonas o lo que es más difícil, que al mismo tiempo que divertidas el alumno aprenda y se envuelva en el contenido de dicha asignatura y junto con sus compañeros, tengan un ciclo de aprendizaje bueno. Pero me revoco una vez más que es el profesor el que debe conseguir esto. Por eso para mi la educación es libre para todos, ya que cada persona o niño en este caso, escoge lo que quiere aprender ya sea bueno o malo, y por eso para mi la educación puede ser un concepto muy interesante, ya que cada persona la adquiere y percibe de una manera y otra.

    ResponderEliminar
  27. Es hora de abrir los ojos y buscar más alla, de tocar ese botón que haga despertar a nuestros alumnos.
    Espero que os guste y que lo critiquéis de forma constructiva.
    http://valledmov.blogspot.com.es/2012/11/un-maestro-poco-reconocido.html

    ResponderEliminar
  28. Personalmente, opino que cada asignatura requiere un caracter o un entusiasmo diferente , aparte de que se requieren ciertas características en cada asignatura , a cada persona le gusta mas una asignatura que las demás , y en el caso de los profesores pasa igual desde mi propia experiencia .

    ResponderEliminar
  29. Yo creo que lo que dice mi compañero Héctor es cierto, aunque ,personalmente, no creo que esta viñeta nos quiera mostrar eso. Bajo mi punto de vista, Frato nos quiere mostrar que hay alumnos a los que no les interesa nada las asignaturas que están dando y, por tanto, aparentar hacer que les interese. Esto lo hacen una vez ya conocen al profesor y saben como actuar para que así lo parezca.

    ResponderEliminar
  30. Yo pienso que Frato nos quiere decir que lo que de verdad aprendemos en las clases es a ser moderado, crítico, humilde, emprendedor... según cada asignatura. No prestamos atención a lo que nos enseña de dicha asignatura, a sus contenidos, solo nos preocupamos por gustar a profesor, nada mas. Así pues, Frato representa lo que Pennac llama "zoquete", alguien que no sabe porque hace las cosas, éste niño no sabe si en realidad su forma de ser es divertida o aburrida,o si es emprendedor o no, solo sabe que tiene que ser así para gustar al profesor, en definitiva, pasar desapercibido y no aprender lo realmente importante que son los contenidos de la asignatura.

    ResponderEliminar
  31. Me acerco más a la opinión de Joaquin que a la de Hector y pau. Frato no tiene ni idea de para que va a clase (bueno si, para contentar al profesor). A mí me puede gustar una clase mas o menos, pero voy a actuar de normal en todas por igual para intentar aprender (me guste la asignatura o no), sin mirar si tengo que ser divertido, activo, etc...

    ResponderEliminar
  32. Es verdad, que cada profesor tiene una forma de ser, y un ideal de alumno, pero lo que no deben hacer los alumnos desde mi punto de vista es convertirse en quienes no son solo porque así el profesor los ve con mejores ojos. Creo que cada uno es como es, y lo que verdaderamente les debe importar es adquirir conocimientos, y no interpretar diferentes papeles.

    ResponderEliminar
  33. Esta viñeta me recuerda una situación ocurrida este año. En una ocasión nos disponíamos a entrar en una clase ya empezada, llamamos a la puerta y pedimos permiso, el profesor se gira y nos pide que pasemos sin decir nada, ya que somos nosotros los que pagamos y por tanto tenemos derecho a entrar, del mismo modo si entramos sin decir nada mejor ya que no le interrumpimos. Días más tarde en una clase diferente, una profesora nos alecciona sobre la falta de educación de algunos alumnos por entrar en clase sin pedir permiso. ¿Entonces, que debemos hacer? Pues como bien nos muestra Frato no queda más remedio que amoldarse a las exigencias de cada profesor. Lo que no significa que dejemos de ser nosotros mismos, pues opino que esto ocurre en nuestro día a día, ya que no nos comportamos igual cuando hablamos con nuestros padres, cuando estamos con los amigos o cuando vamos a una entrevista de trabajo.

    ResponderEliminar
  34. Gran ejemplo de "conexión"! Yo creo que iliustra al menos tres cosas:
    1. Lo complejo y contradictorio que es el sistema educativo.
    2. Que en el sistema educativo se aprenden cosas que no se enseñan como, por ejemplo, adaptarse para sobrevivir.
    3. Que en última instancia, lo importante es el juicio crítico de quien aprende. La pregunta sería: ¿tú que crees que es mejor y porqué? O dicho de otro modo: tú, si fueras profesor en el futuro, ¿qué harías en una situación similar?

    ResponderEliminar
  35. Muy de acuerdo con las opiniones de mi compañera Brenda y de mi compañero Toni, en nuestro día a día nos ocurren cosas como las de la viñeta. Es verdad que no debemos nunca dejar de ser nosotros mismos ni intentar parecer de una forma u otra delante de cada profesor, solo porque éste se comporte de una manera determinada, ya que estaríamos siendo "falsos" por así decirlo, y mostrando una imagen de nosotros de manera artificial. Sin embargo, hay veces en la vida, que debemos, bajo mi punto de vista, amoldarnos a diferentes situaciones y mantener una determinada conducta u otra dependiendo de las personas o situación en la que nos encontremos, pero nunca dejando de ser nosotros mismos, ni mostrando, ni siendo personas que en realidad no somos.
    Es un poco complejo a la hora de actuar en cada momento, pero de esta forma creo sinceramente quesería la forma correcta de actuar, amoldarse a cada situación en parte, aunque nos cueste, pero no para agradar a los profesores, sino para aprender nosotros de cómo se debe actuar en cada momento, y que la situación sea lo mas ligera posible.

    ResponderEliminar
  36. Me ha resultado muy graciosa esta viñeta ya que dice toda la verdad. Muchas veces las distintas formas de actuar de cada profesor te marean un poco. Ya lo dice el dicho "Cada maestrillo tiene su librillo". Es difícil que todos los profesores piensen igual. Pienso que cada uno es como es y no debe modificar su forma de ser, pero si adaptarse a lo que el profesor pide, puesto que el también tiene su forma de ser y al fin y al cabo, es quien pone la nota.
    Muchas veces ocurre que entramos tarde a una clase, bebemos o comemos durante la clase, utilizamos el ordenadores... Y todo eso hay profesores que lo toleran sin importarles y otros que no, que les puede parecer una falta de respeto. Hay que adaptarse a las situaciones y a los profesores manteniendo siempre tus valores, tu esencia, siendo tú mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso, yo lo veo casi al revés. La viñeta nos habla de lo que aprenden los estudiantes es a complacer al profesor para buscar su elogio. NO aprenden a adaptarse, sino a buscar el elogio de la autoridad.

      Eliminar
    2. Buscar el "elogio de la autoridad", es algo que desde el principio de nuestras enseñanzas primarias ha sido premiado por todos nuestros profesores, ya sea a través de buenas notas, de simpatía, de los famosos "Positivos" que se les ponían a los alumnos por sus buenas tareas o comportamiento....
      Yo no recuerdo a ninguno de los profesores que he tenido, poniéndome un "Positivo", por contradecir o mejor dicho por defender algún tema que el profesor exponía en clase, por tener diversidad de opiniones...., pero sin embargo si recuerdo el ¡muy bien Jaimito! (por poner un nombre), al alumno que no reflexionaba sobre el tema, si no que repetía la opinión de la profesor@ con una especial picaresca para recibir tal elogio.

      Eliminar
  37. La mejor opción siempre debería de ser comportarse como uno mismo y no mostrarse según las exigencias de cada circunstáncia, pero coincido con el comentario anterior de mi compañero Carlos G.O, que para conseguir algo positivo de cara a un profesor, tras mi experiencia como alumno puedo afirmar que sacamos más beneficios complaciendo sus decisiones que siendo críticos.

    ResponderEliminar
  38. La verdad es que esta viñeta, en muchos casos, es totalmente cierta ya que actuamos muchas veces según lo que el profesor nos permite o no hacer, le parece bien o no, etc.. con el objetivo muchas veces de intentar cumplir lo que a él le parece bien, para así tener más posibilidades de aprobar. Aunque personalmente creo que cuando nos vamos haciendo poco a poco más mayores y vamos subiendo de cursos, eso pasa cada vez menos, cada vez actuamos más como pensamos que tenemos que hacerlo, y no como se "supone" que tenemos que hacerlo, siempre y cuando respetemos las normas de ese profesor.

    ResponderEliminar
  39. Esto me recuerda a un un amigo que siempre dice que somos "camaleones", siempre adaptándonos a las situaciones para ser aceptados y no criticados. Desde pequeños ya nos enseñan a ser así, siempre a obedecer y hacer lo que se nos diga sin dejar que pensemos o critiquemos si algo nos parece que no es correcto, siempre buscando el "muy bien". Pasamos en la escuela un tercio prácticamente de nuestra vida, y normalmente solo nos dan datos para memorizar y escupir el día del examen. Y lo peor es que lo importante es llegar a casa con el boletín de notas y tener todas aprobadas aunque de todo lo que has estudiado no te acuerdes de nada.

    ResponderEliminar
  40. Aprendemos a comportarnos adecuadamente según la situación o en este caso la persona, pienso que debemos actuar en todo momento como somos, pero también pienso que no funcionaria. En el caso de los profesores, debes actuar en relación a su agrado, por que así sabes que vas con un punto a tu favor.
    No estoy nada de acuerdo con esto pero es una de las cosas que he aprendido durante toda mi vida educativa.

    ResponderEliminar
  41. Moltes vegades fem o ens comportem com al professor/a li agradaria que fèrem o ens comportàrem, o siga que busquem complaure'l per tal de que l'assignatura s'encamine de manera correcta.
    O també pot ser que cada assignatura ens motive de manera diferent, i aleshores adoptem diverses actituds, però sincerament, el fet de que el xic començe pensant amb un imperatiu "amb tal professor HAIG DE SER..." ja em dòna a pensar el què he dit al principi!

    ResponderEliminar
  42. Estoy muy en acuerdo en lo que pasa en esta imagen, ya que no solo pasa esto en el ambito educativo, si no que delante de muchas situaciones, las personas nos dedicamos a actuar en vez de ser nosotros mismo, simplemente por miedo a no ser aceptados o para pasar desapercividos. En una entrada de mu blog, que habla del eneagrama de la personalidad, se refiera un poc a conocer como somos realmente, y quitarnos las mascaras que la sociedad nos va poniendo.

    ResponderEliminar
  43. La verdad es que la viñeta tiene mucha razón pero en mi lugar no me identifico así. Cada uno tiene que ser como es y si no actúas como eres es que no tienes personalidad. Otra cosa es que tengas que cambiar tu personalidad por el profesor porque no te queda otra ya que la gran mayoría les gusta que te adaptes a ellos no que te comportes o digas lo que de verdad sientes en ese momento.

    ResponderEliminar
  44. La viñeta nos expresa la mentalidad de la mayoria de alumnos a la hora de aprender. Lo más importante es lo que hay que hacer para aprovar la asignatura cambiando su propia personalidad para contentar a cada profesor. Esto se ve reflejado en la primeras clase de las asignaturas donde los alumnos espran con ansia la diapositiva del power donde refleje lo que hay que hacer para conseguir los créditos,en vez de plantearse que es lo que esa asignatura le puede aportar a su formación. Es triste la verdad pero es lo que ocurre la mayoria de las veces y no creo que sea culpa simplemente de los alumnos sino también de los profesores los cuales tiene que intentar despertar esa curiosidad en cada uno de sus alumnos que les anime, les motive a querer aprender.

    ResponderEliminar